Nos comeríamos a…

Norah Jones

Norah Jones: cantante, actriz, compositora… y tremendamente atractiva. Foto: Ptoch.com

Norah Jones y su música son el equivalente a una buena onza de chocolate negro: dulce en su justa medida, sin empalagar y apetecible a cualquier hora del día. Hija de un famoso intérprete de sitar hindú (sí, se ve que se puede llegar a ser famoso tocando el sitar) y de una productora norteamericana de conciertos, que Norah se dedicaría a la música era bastante predecible. Que de esta mezcla tan exótica, tenía que salir algo bueno, también lo era. Y es que Norah está más buena que el naan con queso. Su lista de atractivos varios la sitúan en el Olimpo de las personas que nos comeríamos sin dudarlo. Razones no nos faltan.

 

1) Porque tiene una belleza natural que no caduca.

La muy maldita tiene ese tipo de belleza que no necesita florituras para brillar. Por mucho que intentes imaginártela recién levantada, después de la peor resaca de su vida y con el pijama más hortera que tu mente sea capaz de recrear, sabes a ciencia cierta que te seguirá embelesando. Es de esas pocas elegidas que, como dirían las abuelas, siempre tienen el guapo subido.

No hay nada más que añadir. Foto: Las Vegas Critics

 

2) Porque es una foodie de cuidado.

En NyamSessions valoramos mucho a la gente que sabe de la vida. Y Norah Jones parece ser toda una experta: a la pregunta “¿Tres razones para vivir?” respondiócomida, amor y sexo“. Confiesa que le gustan tanto los huevos que teme morir de colesterol. Moriremos juntos, cual Romeo y Julieta en versión gordi.

A bocados. Foto: Time Out

 

3) Porque ha cantado con todos tus artistas favoritos.

Desde Jack White hasta Belle and Sebastian, pasando por Foo Fighters. No le hace ascos a nadie. Y nadie le hace ascos a ella, claro está. Por cierto, Norah, si lees esto (si tu padre pudo hacerse famoso tocando el sitar, nosotros no renunciamos a nada), en NyamSessions también queremos colaborar contigo. Si necesitas a alguien que toque la pandereta, el triángulo o la zambomba, ya sabes donde encontrarnos.

Pronto: …featuring NyamSessions. Foto: Revive

 

4) Porque siempre va con la verdad por delante.

Pasa del postureo y suelta las cosas tal como son. Entre otras confesiones, dice que el café le da mal aliento y que no es una gran pianista. Que sea tan sincera también podría ser contraproducente. Ya sabéis, no tendría problema en soltarnos un “contigo no, bicho” de esos que hacen historia. Pero es que ni eso, porque…

 

5) Sabe fingir: es actriz.

O sea, que podría hacer ver que le gustamos. Como actriz, ha participado en varias películas, pero seguramente la más conocida haya sido My Blueberry Nights. El cine de Wong Kar-Wai siempre ha destacado por su cuidadísima estética y con el magnífico reparto de bellezones que se marca en esta peli, no deja lugar a dudas.

Norah Jones, Rachel Weisz y Natalie Portman. Con este cartel, ¿a quién le importa si la peli es buena o mala? Foto: La Sala

 

6) Tiene muy buenas amigas.

Una persona tan inquieta como Norah Jones se junta con la crème de la crème. Así que, en el supuesto caso que no accediera a salir contigo, siempre podría presentarte a gente como Mila Kunis, con la que compartió rodaje en la película TED

Foto: Losbombones.tv

…o Cat Power, que también aparece en My Blueberry Nights porque la propia Norah se lo propuso al director Wong Kar-wai.

Foto: MTV.com

 

7) Vive en Brooklyn.

Imagínatelo: buhardilla en Brooklyn, ella y huevos para desayunar. Perfect life.

 

8) Porque es discreta.

No acostumbra a ser protagonista de noticias sonrojantes ni da exclusivas para las revistas del corazón. Vamos, que no participaría en Sálvame Deluxe y llevaría nuestro romance en secreto. Aunque si fuéramos tan cracks de ligarnos a Norah Jones, ¡nosotros estaríamos dispuestos hasta a hacernos la prueba del polígrafo!

“Será nuestro secreto”. Foto: Blues y Jazz Radio

 

9) Porque es inconformista.

Se le acumulan los Grammys en el loft que compartiremos algún día en Brooklyn, pero tanto premio no le basta. Norah sigue innovando en lo musical, colaborando con gente de lo más dispar y publicando discos tan interesantes como Little Broken Hearts.

A todos estos Grammys tiene que sumarle el trofeo a “músicos que nos comeríamos”. Foto: Squarespace.com

 

10) …Y porque puede ser muy, muy sexy.

Sí, detrás de esta cara mona, propia de alguien que no ha roto un plato en su vida, se esconde una personalidad terriblemente sexy. Mike Patton descubrió esta faceta oculta, invitando a Norah a colaborar en su proyecto Peeping Tom. El resultado es “Sucker”, un dúo en el que nos ponen a tono con frases tan lapidarias como esta: “What makes you think you’re my only lover… the truth kinda hurts, don’t it motherfucker? Sucker”. Y no hay más que hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *