Los bao buns: los bollitos

de los que acabarás hasta el moño

Son blanquitos, esponjosos, están más buenos que el pan y vienen de Oriente. Son los “bao buns” y lo tienen todo para triunfar. Si es la primera vez que oyes hablar de ellos, tienes que saber que son el equivalente asiático al mollete de toda la vida, pero con un nombre más exótico que te hará subir varios puntos de golpe en la escala hipster.

A nosotros nos gusta pensar en los bao buns como los hijos mestizos del mil veces reinventado bocadillo gourmet y la cada vez más popular y diversa gastronomía asiática. Una combinación ganadora que, después de arrasar en Nueva York y otras capitales de la modernez, viene dispuesta a gobernar las cocinas españolas.

NyamSessions - Bao Buns

La versión de La Mundana: buns rellenos de rabo de toro al vino de Priorat, higo y olivada. Imagen: Ester Solana

Si esto no fuera suficiente para convertirse en un hit inmediato, también vienen con la coartada de lo sano bajo el brazo. Y es que estos panecillos se preparan al vapor, la cocción favorita de quienes quieren mantener las calorías a raya. También es verdad que aquí nos entra complejo de Wert enseguida y estamos “españolizando” a los bollitos orientales metiéndole carnes tan contundentes como el rabo de toro. Pero vamos, están tan ricos que ya manipularemos la báscula después.

Además, otra de las grandes bazas de los “bao” es que son muy tolerantes y admiten todo tipo de ingredientes, más y menos grasientos: pato, cerdo asado, cangrejo, bacalao, verduras… Lo importante, dicen los expertos, es que se tome bien calentito. De lo contrario, cuenta la leyenda, la masa se acaba convirtiendo en pan de gasolinera. Pero no creo que a nosotros nos pillen esperando para averiguarlo.

En Madrid ya les han dedicado su propio templo, “Buns & Bones”, y su aparición en las cartas de los restaurantes de moda se multiplica a ritmo de Gremlins atrapados en plena tormenta. En Barcelona, la cosa va más despacio, aunque Tickets o Dos Palillos ya hace tiempo que los tienen como estrella invitada en sus cocinas. Nosotros hemos probado los de La Mundana, la nueva vermutería-gastrobar de Sants. Viendo la de buns que se sirven en mesa y la cara de gustazo que se nos queda a los comensales, nos atrevemos a decir que el despegue de estos bollitos made in Asia va a ser inminente (y, por cierto, mucho más rápido que el cohete del Primavera Sound 2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *