La primera (y falsa) crónica del

Primavera Sound 2017

Solo fuimos el miércoles al Primavera Sound 2017 y aprovechamos para sacar esta foto.

 

Después de varios años asistiendo religiosamente al Primavera Sound (puedes leer aquí nuestras crónicas de la edición 2015 y 2016), esta vez no nos compramos el abono. Será que nos hemos hecho viejos, o que el festival se ha hecho viejo, o que, simplemente, no nos apetecía. Sea como sea, hemos decidido escribir la primera reseña del festival, escrita incluso antes de que tenga lugar el festival.

Así es: publicamos hoy, jueves 1 de junio de 2017 por la mañana, la crónica de la edición que no veremos (y que, de hecho, todavía nadie ha visto). Una parodia de lo que muchos vivirán estos días.

 

JUEVES 1 DE JUNIO

Cuanto echábamos de menos ese olor a brisa marina contaminada, combinado con el olor a porro y cerveza. Por fin volvemos a estar aquí, recogiendo nuestra pulsera del Primavera Sound, que mantendremos en nuestras muñecas durante meses. Pero lo primero es lo primero: después de una hora esperando, nos merecemos un selfie frente al cartel luminoso que se mueve graciosamente, tras el cual nos esperan muchos conciertos y muchos ingleses borrachos. Publicamos la foto en Instagram con los hashtags #WelcomeBack, #AquíSufriendo y #ElPrimaveraLaSangreAltera… y ahora sí que estamos preparados para el espectáculo.

Kevin Morby: Pena. Entre que hemos salido tarde del trabajo y que hemos estado una hora en la cola para la pulsera, nos lo hemos perdido.

Solange: Mainstream. Nos moló más cuando la vimos en 2013, cuando todavía era poco conocida. Ahora ya podría llenar un Sant Jordi Club. Bah, ya no se lleva. La dejamos para las masas.

Bon Iver: Emoción a flor de piel. Siempre emocionante. Pura emoción. Gorgoritos robóticos encantadores. Lástima que teníamos a un tío al lado que no paraba de hablar (o quizás era parte de las canciones, no lo tenemos muy claro).

Slayer: Desubicados. Mucha tralla y mucho heavy entre el público, pero si hubieran tocado algo parecido a una melodía nos habrían gustado más.

Aphex Twin: Único en su especie. Un rara avis. Un gurú de la electrónica. Un coñazo, vaya, aunque no lo podamos admitir en público.

Y ya basta por hoy, que mañana hay que madrugar y tenemos que encontrar un taxi.

 

VIERNES 2 DE JUNIO

Seguimos esperando el taxi. Cuando llega ya son las 16h, así que decidimos volver a entrar en el Primavera Sound. De empalme. Para no decaer, nos pedimos un par de birras que pagamos donando uno de nuestros riñones (total, ya no lo necesitamos).

Whitney: Joder, nos pensábamos que era la Houston, pero nos informan de que no, que está muerta. Debe de ser cosa del sueño. Aprovechamos para dormir.

The Magnetic Fields: Mágicos. Ha valido la pena ir 3 horas antes a reservar un ticket, pagarlo aparte del abono y después hacer 2 horas de cola para sentarnos en la última fila del Auditori Rockdelux. Ha sido tan mágico que casi no lo hemos visto.

Mac DeMarco: Chistoso. Es como Eugenio pero sin barba, ni gafas de sol, ni whisky en la mano. Empezamos a preocuparnos porque solo estamos a viernes y estamos hartos de la gente.

The XX: Modernos. Son el último grito de la peñuqui guapa, muy molones y chachis pirulis. Viendo a la gente que tenemos alrededor, quizás nos hemos confundido y en realidad estamos en el stand de Mango o H&M.

Sleaford Mods: Solapados. Ay, las temidas solapaciones han llegado hasta aquí. Solo hemos visto 10 minutos. Les hemos hecho una foto y un vídeo. Lo suficiente para poder decir que los hemos visto.

Jamie XX: Qué pesados con las XX. Cuando Frank Ocean canceló su actuación por problemas de producción sus huevazos morenos, pensamos que lo lógico habría sido que lo sustituyeran los Deerhunter. ¿No era tradición? Pero bueno, el Jaime tampoco ha estado mal.

Flying Lotus: Genio. Otra figura incomprendida como Aphex Twin. Diremos que nos gusta. Por obligación y porque le gusta a Thom Yorke. Cómo no nos va a gustar, llevando 10 cubatas y sin dormir.

Vista la experiencia del jueves, decidimos coger el bus del Primavera que te deja en Plaça Catalunya. Va tan lleno que tenemos que esperar al siguiente. Pero el siguiente también va muy lleno, así que esperamos al siguiente del siguiente. Pero el siguiente del siguiente también va muy lleno, así que esperamos al siguiente del siguiente del siguiente…

 

SÁBADO 3 DE JUNIO

Hemos cogido el bus siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente del siguiente. Llegamos a casa a las 12 del mediodía. Dormimos un par de horas, comemos algo, siesta, ducha y para el Primavera Sound. #LastDay!

Weyes Blood: Hype. ¿Cómo? ¿Que todavía no sabes quién es Weyes Blood? Madre mía. ¿Y te has perdido su concierto? Madre mía. Si ha sido el mejor del festival. Qué peste que eres, de verdad.

Van Morrison: El c(u)(a)po. Por una parte, ha llenado el cupo de viejales necesarios del cartel. Por otra parte, ha sido el capo porque está vivo y creíamos que había muerto (al revés que Whitney, jeje).

Metronomy: Olvidados. Los acabamos de ver y ya nos hemos olvidado del concierto. Tal y como nos pasa cuando escuchamos sus últimos discos.

Seu Jorge: Ahora sí. POR FIN hemos dormido.

Arcade Fire: Lo han vuelto a hacer. ¿El qué? El mismo concierto que el del año pasado. Qué buenos son. Todos hemos cantado OOOOH OOOOH OOOOH sin ver ni un pijo. Tiene mérito.

Japandroids: Rabia. Furia. Dolor. A estas alturas, todo esto es lo que sentimos por el público del Primavera Sound. Y Japandroids lo han retratado bastante bien.

 

Y hasta aquí nuestra crónica del Primavera Sound 2017. Ha sido una buena edición, no la mejor, pero tampoco la peor. Ha estado bien, vaya. Ah, y si vosotros no habéis ido, ya nos perdonaréis que hayamos colgado 30.000 fotos en Instagram. #SeeYouNextYear!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *