Guía de street music

de Londres

En Londres la música está en cada esquina. Foto: Jordi Iglesias

Londres no solo es la capital del Reino Unido y una de las ciudades más dinámicas del mundo, sino que también es una de las capitales mundiales de la música. Pasear por sus calles es toparse con tiendas de discos, pubs que anuncian conciertos cada día, exposiciones dedicadas al punk… y muchos, muchos músicos callejeros. Porque sí, en Londres la música está, literalmente, en la calle. Siempre habrá algún espontáneo un poco locatis que te incitará a pasar de largo y ponerte los auriculares, pero, en general, el nivel musical de la ciudad es para detenerse y disfrutar de conciertos por los que, en cualquier otro lugar, pagarías por asistir. En Londres los artistas cambian el humo artificial de los grandes escenarios por la neblina de la ciudad y se entregan a los paseantes con melodías que van desde el más genuino britpop al funky, sin olvidarse de la música clásica.
The groove is all around!

En nuestra última visita a la ciudad de los Beefeaters nos dedicamos a recopilar algunos de los mejores ejemplos, que ahora os traemos aquí en formato guía, al estilo Lonely Planet (o NyamSessieros Viajeros).

 

La orilla del río Támesis

Uno de los mejores paseos de Londres es el que bordea el río Támesis por la parte sur. Se empieza desde el Millenium Bridge, el puente que une el clasicismo de la St. Paul’s Cathedral con el vanguardismo de la Tate Modern. Justo en el pie del puente se encuentra un hotspot de músicos callejeros, delimitado con tiza en el suelo, donde se pueden escuchar a guitarristas a lo John Mayer como él:

El paseo continúa en dirección al puente de Waterloo, entre galerías de arte, centros comerciales y hasta un skatepark. En este punto, conocido como Southbank, también hay una especie de playa improvisada donde, con un poco de suerte, podrás ver a este simpático cantante que seguro que te alegrará el día con sus temazos a base de organillo (no te pierdas el peluche que tiene por ahí):

 

Los mercados

En NyamSessions somos muy de mercados. Es una de nuestras visitas obligadas vayamos donde vayamos. No le hacemos ascos a ninguno. Ya pueden ser de antigüedades, de comida, de ropa o de baratijas: nos da igual. Y si hay una ciudad donde poder ir a visitar mercados de todo tipo, esa es Londres. Además, tienen el plus añadido de que se pueden ver excelentes artistas como Boy And A Balloon.

Tal vez Portobello y Brick Lane son los zocos callejeros más famosos de la ciudad, esos lugares donde, si se busca y rebusca, se pueden encontrar auténticas joyas escondidas. Lo único que se necesita es un poco de paciencia y no tenerle pánico a las multitudes. Por eso se agradece que, entre tanta gente, de vez en cuando, vayas encontrándote con músicos que te animen a seguir disfrutando del ambiente, como:

Este bajista con un pastel de cumpleaños por sombrero

Este contrabajista dispuesto a darlo todo pase lo que pase

O esta pareja que se atreve a cantar “Summertime” en versión country

 

El centro

Ah, el centro de Londres. O lo amas o lo odias. Luces de neón, museos impresionantes, grandes marcas, restaurantes prohibitivos (unos por precio, otros por ofrecer comida basura), teatros donde poder disfrutar de superproducciones… y, claro está, mucha música. En el Soho descubrimos a Reckless Records y Sounds Of The Universe, dos tiendas de discos en las que derrochamos parte de nuestros ahorros (la otra parte la destinamos a Rough Trade). Pero la música no solo se queda en las tiendas y en los populares musicales, sino que te la vas encontrando por el camino. Incluso en el mismísimo Piccadilly Circus:

Tal vez el barrio (bueno, tres o cuatro calles) que más nos gusta del centro de Londres es Chinatown. Es cruzar uno de sus portones de entrada y te trasladas a otra ciudad, llena de locales asiáticos donde pegarte banquetes dignos de Xi Jinping y Kim Jong-un. También puedes ver escenas un tanto bizarras, como un dueto clásico interpretando  “Halo” de Beyoncé:

Sabíamos que ir a Londres es ir preparado para todo, para la cerveza tibia y los parques que parecen no acabar nunca. Y, a partir de ahora, sabemos que debemos estar pendientes de sus músicos callejeros. Quién sabe si algún día veremos a alguno de ellos encabezando el cartel de un importante festival. Así lo esperamos (en especial, al adorable hombre de Southbank).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *