El Top 5 del Vida Festival

(y el resultado de nuestras apuestas)

Foto: Ester Solana

Foto: Ester Solana

Volver de un festival de música y no rajar a gusto de la organización, de los guiris borrachos, del sonido, del precio de la cerveza y del auge del postureo por metro cuadrado, parece misión imposible. Pero aún existe un festival que nos mantiene la lengua viperina a raya y que nos recuerda que un buen ambiente y unas buenas actuaciones no tienen porqué ser como la Troika y Varoufakis: enemigos irreconciliables.

Quizás es el efecto hippie-terapéutico del bosque donde se celebra, quizás es que pagar “solo” 2,50 euros por una cerveza ayudó a venirnos arriba, pero lo cierto es que en el Vida Festival 2015 hemos disfrutado de una especie de estado zen en el que incluso las actuaciones malas (que haberlas, haylas) nos han parecido menos malas. Mención aparte para Siesta! y la sesión de indiescabreados DJs, que fueron infumables.

Foto: Ester Solana

Foto: Ester Solana

Además, íbamos con una motivación doble: descubrir cuál de nosotros había estado más acertado en sus quinielas y se llevaría la cena que estaba en juego. Ester vs Jordi. O lo que es lo mismo, Benjamin Clementine, Andrew Bird, Father John Misty, Primal Scream y Nacho Vegas vs The War on Drugs, Father John Misty, Los Mambo Jambo, Superfurry Animals y Joan Miquel Oliver. Para darle más imparcialidad al tema, engatusamos a nuestros voluntariosos amigos y les hicimos participar en una apuesta en la que ellos no iban a pillar nada. Pero así es la amistad, dar sin esperar nada a cambio, ¿no?

La verdad es que tampoco les pedimos mucho. Simplemente seleccionar, por orden de preferencia, sus 5 actuaciones favoritas. Hemos puesto los resultados en esta tabla tan resultona, que así queda mucho más profesional, dónde va a parar.

Los resultados no dejan lugar a dudas: Benjanim Clementine (y Ester) es el claro vencedor.

Los resultados no dejan lugar a dudas: gana Benjanim Clementine (y Ester).

Si los cálculos no nos fallan (somos generación ESO y encima de letras), estos son los 5 ganadores del Vida Festival 2015 por aclamación popular. Y estas, nuestras impresiones sobre los conciertos que nos ofrecieron:

 

1) Benjamin Clementine

Foto: Ester Solana

Foto: Ester Solana

Desde que el Vida anunció su actuación, cuando todavía era un completo desconocido por aquí, Benjamin Clementine ha ido recogiendo alabanzas de todo el mundo. Si en disco ya es capaz de poner los pelos de punta, en directo demostró ser uno de esos artistas que aparecen muy de vez en cuando. Su pose bohemia y teatral, su magnífico repertorio de canciones, sus músicos acompañantes y su voz, esa voz con la que juega como le viene en gana, hicieron que el público guardara un silencio sepulcral, tan solo interrumpido por algún “¡Uf! ¡Madre mía!” de sincera admiración. A ratos incluso nos pareció ver al fantasma de Nina Simone al piano. Es el justo ganador del Top 5, y también uno de los mejores conciertos que hemos visto en nuestra vida. Así, en general. Lo de este hombre es muy único y esperamos poder disfrutarlo durante mucho, mucho tiempo.

 

2) Father John Misty

Foto: Ester Solana

Foto: Victor Iglesias

Nos pilló completamente por sorpresa. Aunque fue el único artista repetido en nuestras apuestas, no esperábamos que el concierto de Father John Misty se convirtiera en un espectáculo digno de Jim Morrison. Y es que te dicen que este tío es el batería de los Fleet Floxes (que sí, que son muy buenos, pero también muy sosainas) y no te crees que sea el mismo que baila y hace malabares con su guitarra encima del escenario. Desde la inicial “I Love You, Honeybear” dejó claro que su actitud se acerca más a la de un showman que a la de un triste cantautor. El tío está bastante encantado de conocerse a sí mismo, pero incluso en su papel de mojabragas consigue caer simpático. Se dio un baño de masas, se descamisó y sí, también demostró ser un excelente cantante. Incluso pudimos ver cómo una pequeña hipster de 4 años le mostraba su amor incondicional. Y no nos extraña: porque a parte de ganar el segundo puesto en nuestro Top 5 particular, su físico también se ha ganado colarse en nuestra lista de Músicos para comérselos.

 

3) Andrew Bird

Foto: Ester Solana

Foto: Ester Solana

Le teníamos muchas ganas a Andrew Bird (sobre todo Ester). Su exquisito gusto musical, sus canciones a medio camino entre el folk y el pop y su inconfundible personalidad hacen que siempre apetezca verlo (sobre todo a Ester). Además, tratándose de un entorno tan bucólico como el del Vida y en pleno atardecer, su actuación prometía ser de las más destacables del festival. Y no defraudó. Acompañado únicamente de un batería, un bajista, su violín y sus cachivaches electrónicos, el bueno de Andrew destapó todo su repertorio de prodigiosas cualidades. Como si fuera un trobador moderno, consiguió que desearamos tenerlo cantándonos cada día a nuestro lado. Así que vuelve pronto, Andrew. Que ya te echamos de menos (sobre todo Ester).

 

4) Primal Scream

Si quieres ser cabeza de cartel de un festival tienes dos opciones: o eres un grupo emergente alabado por Pitchfork o eres una banda generacional con un montón de años de trayectoria y un porrón de temazos a tus espaldas. En el primer grupo encontramos a The War On Drugs, que tenían la responsabilidad de liderar las actuaciones del viernes, pero acabaron ofreciendo un concierto soporífero. En el segundo estarían Primal Scream, principal reclamo del sábado y que, ellos sí, cumplieron con su condición de cabezas de cartel. Tampoco le dieron muchas vueltas: tiraron de sus canciones clásicas y le dieron al público lo que quería. ¿El resultado? No paramos de bailar durante todo el concierto.

 

5) Los Mambo Jambo

¿Hecho polvo después de 2 intensos días de festival? Mambo Jambo. ¿Los pies no te dan para más? Mambo Jambo. ¿Pensabas retirarte ya? Mambo Jambo. Programar su actuación el sábado a la 1h de la madrugada fue una jugada maestra por parte de los organizadores del Vida. Muy listos, sí señor. Y es que los Mambo Jambo son garantía de que aún queda mucha noche por delante. Su contagioso ritmo te posee en cuanto suenan las primeras notas y entonces ya no puedes dejar de bailar y de canturrear sus melodías. Nos lo pasamos en grande con su mezcla explosiva de rock, swing, mambo y con su estética a medio camino entre Elvis Presley y los Picapiedra.

 

El resultado de estas votaciones no deja lugar a dudas: la vencedora de la apuesta es claramente Ester, que cenará en el Petit Pau a costa del bolsillo de Jordi. Eso sí, el éxito de este restaurante ha sido meteórico y hasta el 26 de octubre no tenemos mesa. Hasta entonces, paciencia y buenos alimentos (y buena música).

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *